Vehículos eléctricos en Colombia y sus desventajas.

Carros Eléctricos

En la actual era de la movilidad sostenible, los vehículos eléctricos se destacan como una atractiva alternativa para abordar los desafíos ambientales. No obstante, en sintonía con cualquier innovación, es importante reconocer y comprender las desventajas vinculadas a la adopción de esta tecnología. 

En este artículo, profundizaremos en las limitaciones y los obstáculos diarios para los propietarios de carros eléctricos, desde la autonomía hasta la infraestructura de carga. También abordamos requisitos de registro y desventajas de adquirir un vehículo eléctrico en Colombia.

Regulaciones para vehículos eléctricos en Colombia:

En Colombia, se aplican leyes específicas que regulan la posesión y uso de vehículos eléctricos. Es crucial que conozcas estas normativas antes de adquirir uno. Aunque no se necesita una licencia de conducción especial para operar vehículos eléctricos, ya que se consideran automotores, es esencial cumplir con requisitos específicos para el registro y la circulación en el país.

Para registrar un vehículo eléctrico en Colombia, se requiere presentar la siguiente documentación:

  • Documento de identidad del propietario.
  • Factura de compra del vehículo eléctrico.
  • Certificado de emisión de gases contaminantes y ruido del vehículo, expedido por el fabricante o importador.
  • Póliza de seguro obligatorio de accidentes de tránsito (SOAT) vigente.
  • Certificado de Revisión Técnico-Mecánica y de Emisiones Contaminantes vigente.

 

Además, es relevante tener en cuenta que algunos vehículos eléctricos, como las bicicletas eléctricas con una potencia nominal del motor de hasta 750 W y una velocidad máxima de 20 km/h, actualmente no están sujetos a los requisitos de registro y matrícula.

 

Carros Eléctricos

Desventajas de tener un carro eléctrico

Si estás evaluando la posibilidad de cambiarte a un vehículo eléctrico, es esencial que comprendas las desventajas que pueden impactar en la decisión de tu compra. En este contexto, exploramos estas limitaciones para proporcionarte una visión completa y ayudarte a tomar decisiones informadas sobre tu elección de vehículo.

1. Autonomía limitada

La restricción más destacada se encuentra en la autonomía limitada de los automóviles eléctricos, normalmente variando entre 200 y 300 kilómetros con una carga completa. Esta condición puede generar preocupación, especialmente para los conductores que acostumbran a realizar viajes de larga distancia.

2. Infraestructura de carga insuficiente:

La insuficiencia de la infraestructura de carga es uno de los principales desafíos que impacta directamente la experiencia de los propietarios de vehículos eléctricos en Colombia. Teniendo en cuenta esto la disponibilidad de puntos de carga, especialmente en áreas residenciales y carreteras, se presenta como un factor crucial que influye en la adopción y uso generalizado de esta tecnología.

 

La ley de vehículos eléctricos del 2019 establece ambiciosas metas para abordar este desafío. Se especificó que, en un plazo de tres años, todos los municipios colombianos, con la excepción de Buenaventura y Tumaco, deberían contar con al menos cinco estaciones de carga. Sin embargo, el seguimiento de estas metas revela un panorama mixto.

Datos recopilados por Electromaps en Noviembre de 2023 indicaron la presencia de 218 puntos de recarga para carros eléctricos en Colombia. Actualmente, con una concentración significativa en las grandes ciudades. Bogotá lidera con 45 puntos de carga, seguida de Medellín con 30, Cali con 10, Pereira con nueve, Cundinamarca y Armenia con siete. Aquí puedes ver el listado completo por ciudades.

 

A pesar de este progreso, surge la pregunta crucial: ¿son suficientes estas electrolineras para atender la creciente flota de casi 8,000 vehículos eléctricos en Colombia? Juan Luis Mesa, gerente general de BYD Colombia, la marca de vehículos eléctricos más vendida, destaca que la infraestructura actual aún no satisface la demanda. 

La Agencia Internacional de Energía (AIE) sugiere que debería haber un cargador por cada diez vehículos eléctricos. En la realidad colombiana, esto se traduciría en la necesidad de aproximadamente 800 cargadores para cubrir el parque automotor existente, lo que implica un déficit aproximado al 40%. 

Mesa subraya la necesidad de más cargadores en autopistas y vías públicas para fomentar el uso de vehículos eléctricos en viajes intermunicipales. “Aunque recargar en estaciones públicas puede ser más económico, con un costo por kilovatio-hora entre $900 y $1,000, se resalta la importancia de aumentar los puntos de carga para evitar inconvenientes y estrés para los viajeros.”

3. Tiempo de carga:

La duración del tiempo de carga se presenta como un obstáculo significativo para la adopción masiva de vehículos eléctricos, a pesar de los avances en la carga rápida que pueden reducirlo a unos 30 minutos. Sin embargo, este período sigue siendo notablemente más extenso en comparación con el tiempo requerido para tanquear el combustible, lo que afecta la comodidad y practicidad para los propietarios de vehículos eléctricos.

 

Según datos proporcionados por Enel X, la división de energías limpias de Enel-Codensa, la carga de la batería de un carro eléctrico con una autonomía de 300 kilómetros puede llevar más de una semana. Esta duración prolongada impacta directamente la rutina diaria y los hábitos de los conductores, siendo una limitación que requiere consideración.

Además, instalar un punto de carga en casa, como los ofrecidos por la red de Enel X, puede representar un desafío económico. El costo promedio de esta instalación se sitúa alrededor de $3 millones, dependiendo de las condiciones específicas de la ubicación. 

Este costo se ajusta en función del tamaño de la batería del vehículo; por ejemplo, para una batería de 30 kW (de las más grandes), la energía utilizada en una recarga equivalente a un tanque de combustible podría costar alrededor de $19,000 en estrato 6 y $15,000 en estrato 4, aproximadamente, para recorrer 250 kilómetros.

 

Esta desventaja no solo afecta la conveniencia de recargar un vehículo eléctrico, sino que también destaca la necesidad de inversiones significativas por parte de los propietarios para establecer puntos de carga en sus hogares, lo que podría ser un factor limitante en la adopción generalizada de vehículos eléctricos en Colombia.

4. Costo inicial:

El costo inicial de los vehículos eléctricos sigue siendo una barrera para muchos conductores, a pesar de considerarse una inversión a largo plazo. La contribución de la batería al precio total es un factor importante. Por ejemplo, el Renault Twizy, con un precio aproximado de $57 millones, destaca por ser asequible, aunque su tamaño sea limitado, siendo la opción más económica del mercado. 

Un informe de S&P Global Mobility revela que, a pesar del crecimiento de los vehículos eléctricos, los propietarios tienen la intención de volver a los vehículos de combustión en su próxima compra.

Aunque los vehículos eléctricos ganan terreno, este informe advierte que casi la mitad de los conductores considera regresar a modelos de combustión interna en su próxima compra, lo que presenta cifras preocupantes para el sector eléctrico.

5. Variedad de modelos:

En contraste con los vehículos de combustión interna, la selección de modelos de automóviles eléctricos es más limitada, lo que puede representar un desafío para quienes buscan opciones personalizadas en términos de tamaño, acabados y rendimiento. La escasa variedad en el mercado eléctrico puede disminuir la capacidad de elección y adaptación a las preferencias individuales de los consumidores.

6. Dependencia de la red eléctrica:

Se convierte en un desafío adicional, dado que ciertos automóviles necesitan cargadores específicos, teniendo en cuenta la restricción de ubicaciones de carga y la capacidad de suministro de energía pueden incidir significativamente en la experiencia de recarga, agregando complejidad y consideraciones adicionales para los propietarios de vehículos eléctricos.

7. Impacto Ambiental de las baterías:

Aunque a menudo se pasa por alto, el impacto ambiental de las baterías utilizadas en los vehículos eléctricos es una preocupación fundamental. La extracción de materiales como litio, cobalto y níquel, junto con el proceso de fabricación, contribuye significativamente a la huella ambiental global de estos dispositivos.

 

Un estudio publicado por Volvo revela datos impactantes, la producción de la versión eléctrica de su modelo C40 Recharge emite un 70% más de CO2 que la versión de motor de combustión interna, representada por el XC40. Mientras que la fabricación del XC40 genera 14 toneladas de CO2, la del C40 alcanza las 25 toneladas. La mayor parte de esta contaminación proviene de la producción de las baterías de ion de litio. 

Aunque ambos modelos se ensamblan en las mismas fábricas y comparten la mayoría de los componentes, la producción de materiales para el C40 genera 18 toneladas adicionales de CO2 en comparación con el XC40. La fabricación de las baterías añade siete toneladas más de CO2, dando como resultado una diferencia notable.

 

La conclusión evidente es que se necesita un aumento en el uso de fuentes de energía renovable (o incluso la energía nuclear o fusión) para que los vehículos eléctricos tengan un impacto ambiental positivo en la lucha contra el cambio climático. 

Sin embargo, Volvo sugiere una perspectiva menos obvia pero lógica, “los carros eléctricos de batería no son la solución completa a los problemas de contaminación”  En lugar de ello, aboga por explorar alternativas como los motores de hidrógeno producido a partir de agua y energías renovables.

 

A pesar de esta sugerencia, se señala que la producción y distribución del hidrógeno verde actual no podría satisfacer las necesidades de la industria del transporte a nivel mundial sin un esfuerzo significativo por parte de empresas privadas y estados.

Pese a estas complejidades, la opción del hidrógeno se presenta como más ecológica y beneficiosa para el consumidor, ofreciendo vehículos más económicos con menor costo de combustible y mayor autonomía que los eléctricos.

 

Ahora que has explorado los desafíos que pueden surgir para los propietarios de vehículos eléctricos, estás mejor equipado para tomar decisiones informadas. En MAT PITS, tu taller de confianza, a pesar de no especializarnos en reparaciones de autos eléctricos, nos destacamos por ofrecer servicios excepcionales para vehículos tradicionales. Estamos aquí para brindarte un cuidado experto y atención de calidad para asegurar el óptimo rendimiento de tu automóvil convencional.

 

Somos la opción perfecta para aquellos que aún no han dado el salto a la movilidad eléctrica, garantizando un cuidado confiable y de primera categoría para tu vehículo convencional. Si buscas más información, te invitamos a visitar nuestra página web o nuestras redes sociales.

 

 

logo mat pits correos

Comparte esta noticia

logos-negro_Mesa-de-trabajo-1Mat pits

No dejes pasar esta super oferta!!!

Cambio de aceite

15% Off

En cambios de aceite los días Lunes, Martes y Sábados

Suscríbete a nuestro Newsletter

En MAT PITS, valoramos enormemente su satisfacción y nos esforzamos por brindarle un servicio de calidad en todo momento. Entendemos que su opinión y retroalimentación son fundamentales para mejorar nuestros servicios y asegurarnos de que cumplimos con sus expectativas.